Manolín: En Cuba y en Miami necesitan darse un «respeton» urgente

Compartir

Manolín (El Médico de la salsa) siempre da de que hablar cuando se trata de sus desacuerdos con esto y con aquello, y hoy no es la excepción.

Manolín (El Médico de la salsa)

Es sus redes artista escribió lo siguiente:

“En Cuba y en Miami necesitan darse un “respeton” urgente… ambos inclusive”.

A los colegas artistas de Cuba, les digo:

Se acuerdan cuando nos encontrábamos en los festivales y conciertos de Europa que siempre terminábamos hablando de lo mismo?

Yo venía de Miami y ustedes de Cuba.

Ustedes me decían que los artistas cubanos teníamos que unirnos y luchar por el intercambio cultural, que teníamos la capacidad de cambiar las cosas. Y a mi eso me sonaba bonito, pero para que fuera real, tenía que ser de ambas partes.

Pues bien.

Yo cumplí, alce mi voz y me faje por radio y TV de Miami defendiendo el intercambio cultural, a tal punto, que me cerraron más de lo que ya estaba. Pero no importa, yo siempre cumplo, cueste lo que me cueste.

Y ustedes que hicieron del lado allá?

Ustedes no hicieron nada, ustedes no son capaces de alzar la voz en Cuba, todo fue un engaño, ustedes solo quieren ir a Miami, ganarse miles de dólares, decir que no hablan de política y cuando llegan a Cuba dicen: Viva Fidel, fin del cuento.

Ustedes necesitan darse un “respeton” y no ir más a Miami, tengan vergüenza. Basta del cuento del intercambio cultural, no más cuentos chinos, más bien es un descaro cultural.

Miami es la capital del exilio y si no tienes cojones para hablar de política en Miami, pues no tengas tampoco para ir a ganar dinero.

Necesitan ustedes urgente darse un “respeton”.

Cuando yo vivía en Cuba siempre que fui a Miami si hablé de política, nunca me escondí y cuando llegaba a Cuba y me llamaban a contar, les decía: “Se supone que yo soy un hombre libre”.

Y cuando fui a Cuba hace 6 años, fui con mis principios por delante, me comporté libre, exactamente como me comporto en Miami y donde quiera, porque tiene que ser así. No importa a donde usted vaya, ni donde usted se encuentre, en Cuba o en Miami, su actitud y sus principios es lo que hace la diferencia.

Y a Miami también, le digo:

Cómo quieren que los artistas de Cuba los respeten, si ustedes no se dan a respetar.

Cuándo han visto ustedes que una comunidad de exiliados permita que los artistas que siguen con el régimen por el cual te exiliaste, suenen en la radio de tu comunidad por encima de los artistas exiliados igual que ustedes, que rompieron con el régimen igual que ustedes, que dejaron sus familias igual que ustedes y hoy sufren la humillación de escuchar las 24 horas del día a artistas que son del régimen en la radio y ellos aún teniendo más historia y más talento, no los pasan en la radio.

Cuándo has visto que una comunidad de exiliados permita que sus artistas exiliados sufran la doble humillación de no sonar ni en su país, ni en la ciudad donde se exiliaron, y en cambio los artistas de la dictadura por la cual te exiliaste, suenan en tu país y en la ciudad de tu exilio, y para colmo repito, artistas que tienen mucho menos talento… y vergüenza ni hablar.

Claro que así no van a respetar nunca a Miami, porque entre otras cosas, los artistas de Cuba dicen:

Mira lo que nos espera si denunciamos al gobierno cubano, no sonaremos ni aquí ni allá, pero si nos hacemos los chivos locos, sonamos en ambos lugares.

Entonces después Miami quiere incinerar a Gente de Zona.

Miami y que tú esperabas?

Ustedes pensaron en algún momento que unos artistas que están gozando aquí y allá, que nunca han roto con el gobierno cubano ni romperán, iban a hacer algo diferente a lo que han hecho y harán?

Yo alucino con Miami.

Mira, dejen la obsesión de esperar de los artista de Cuba lo que nunca va a llegar, tengan principios como comunidad y apoyen y disfruten a sus artistas que tienen mucha más talento y vergüenza, solo que están desamparados y humillados por una comunidad que vive obsesionada con cuánta boberia viene de Cuba.

Miami, tú también necesitas darte un “respeton” urgente.

Manolin.

Compartir