Luis Enrique Zayas gana inesperada medalla de oro en salto alto de los Juegos Panamericanos

Compartir

El atleta Luis Enrique Zayas ganó la noche del pasado viernes la medalla de oro en el salto alto de los Juegos Panamericanos, dando la mayor sorpresa para el atletismo cubano en Lima.

La final del salto de altura fue una de las más emotivas del atletismo en Lima. El joven cubano ganó el título panamericano con una marca de 2 metros y 30 centímetros, conseguido en su primer intento.

Esta medalla dorada no estaba entre los pronósticos de la delegación cubana, ya que el antillano fue uno de los últimos deportistas cubanos en tener la confirmación sobre su presencia en los Juegos Panamericanos.

Luis Enrique Zayas en el salto que le dio el triunfo.

La medalla de plata correspondió al canadiense Michael Mason con 2,28 metros y la de bronce fue para el mexicano Roberto Vílchez con 2,26 metros.

El récord Panamericano, de 2 metros y 40 centímetros impuesto en Mar del Plata 1995, corresponde al estelar Javier Sotomayor, presente ayer en las gradas del estadio de La Videna de Lima, Perú.

«Se vienen muchas cosas buenas para mí, me lo he ganado. Quiero que me abran las puertas para seguir mejorando mis marcas. Este año viene el Mundial y quiero participar. Luego los Juegos Olímpicos, cuya marca es 2.32 m», afirmó Zayas luego de la competencia.

Luis Enrique Zayas con Javier Sotomayor. Foto: Cubadebate.

«Para mí Sotomayor es un ídolo, es muy grande. Él me dijo lo que estaba saliendo bien y mal. Ganar delante de él y que brincara de alegría en su asiento cuando pasé la varilla sobre los 2.30, eso no tengo forma de describirlo. Con su apoyo y su energía positiva pude mejorar mi mejor marca. Estoy súper contento», aseveró.

Con esta medalla de oro, Luis Enrique Zayas le da a Cuba su sexto título en el salto de altura panamericano. El también campeón mundial juvenil de 2016 se convierte en el cuarto cubano en ganar esta prueba. Antes lo hicieron Juan Centelles en 1983, Javier Sotomayor entre 1987 y 1995 y Víctor Moya en 2007.

Compartir